martes, 18 de enero de 2011

Digitalización



Me he instalado un puerto USB en el corazón. Ha sido doloroso pero ha merecido la pena. Es que tengo mucho lío, le digo. Y es verdad. El ganarme la vida para vivir, me está impidiendo vivir. Así que yo, resolutivo, he tirado por la calle del medio. Sí. Con este puerto recién instalado transfiero todos los sentimientos del día a una memoria estándar y luego, diligente, se la envío a ella por mensajería urgente. Todo moderno, funcional. Ahora sólo tengo que ver como me las ingenio para digitalizarme las yemas de los dedos, la humedad de los labios y la erección del sexo. Pero todo se andará.


6 comentarios:

Miguel dijo...

Me encanta la nueva tecnología, pero no hay nada como la cercanía para demostrar el afecto; las palabras cercanas... Aunque no demostrarlo, quizá sea aún peor.
Un beso Alamut, que espero no parezca estandar.

Alamut dijo...

Y no hay mayor lejanía que estar cerca físicamente y ser incapaz de mostrar cercanía .... Eriales nos dan los días ...
Besos

Frusly dijo...

Hay algo que la tecnología no podrá nunca sustituír: los sentimientos. Algo bueno tenían que tener, digo yo.

Un saludote.

40añera dijo...

La soledad en compañía que diría yo, triste pero real y actual.
Besos

Alamut dijo...

Frsly, los sentimientos tienen muuuuuucho bueno. Incluso todo, me atrevería yo a decir, porque ante un sentimiento negativo siempre aparece uno positivo que lo remplaza y hace que se pierda en el olvido.
Saludos

Alamut dijo...

40añera, la soledad de los que están acompañados y no pueden compartirse, no encuetran el camino, el tiempo, el oficio....
Besos