sábado, 4 de septiembre de 2010

Risa




Se terminaron las cebollas de mi vida cuando entraste sin hacerte notar. Se precipitaron a la sopa del olvido y allí, a fuego lento, flotaron por la casa en matizados recuerdos. Llegaste y llenaste mi cocina, primero de leves sonrisas, pero después del primer beso, me cubriste de carcajadas hasta las lágrimas.


10 comentarios:

La paciente nº 24 dijo...

Lo primero que provocó en mí fue una disonancia cognitiva entre el título y la foto, luego al leer entendí que se trataba de un exquisito guiso.

Alamut dijo...

Si Paciente. El guiso de la felicidad que filtra el pasado dejando solo los buenos recuerdos...

Phantom dijo...

Enhorabuena por este cambio de ingredientes: son siempre más ricos los besos que las cebollas :)

Besos

Ceci dijo...

Y si sabe cocinar de verdad,ni te cuento,eh?jejejeje

Muy lindo! y original!

Sensei Katorga dijo...

Creo que las capas de la vida están plenas del hermetismo que no dejamos descubrir. Me apunto tu blog y saludos. Prometo volver.

Alamut dijo...

Phantom: Incluso los besos con cebolla son más ricos que las cebollas solas.

Ceci: y si no sabe, te juro que se le perdona ... o se le enseña... Pero... no es el caso, le echa mucha imaginación ganas y bienos ingredientes

Sensei: gracias por visitar, comentar y quedarte con ganas de volver.

Yo ahora le echaré un vistazo a los vuestros.

Besos

mariajesusparadela dijo...

No me gusta la cebolla, ni en las lágrimas ni en el sabor, pero rizando ese rizo, me la comería cruda.

Alamut dijo...

Siempre hay que mirar tras el otro lado de la cebolla, tras las lágrimas, al otro lado de la cocina ...
Besos Maria Jesus, gracias por pasarte

Frusly dijo...

Que gran sencación, sin duda: ver como desaparecen las cebollas y se reemplazan por besos... Hya personas que traen esa magia consigo.

Un saludo, me gusta lo que veo por aquí. Me parece que voy a volver.

Saludotes.

Miguel dijo...

Estoy intentando sustituir las cebollas por puerros. Pero, es curioso: causan parecidos efectos.